Un cotxe elèctric sense botons i connectat a Internet

Telefónica será la compañía encargada de proporcionar la conexión permanente a Internet de los vehículos eléctricos de Tesla Motors en una treintena de países europeos. Entre otras innovaciones, el modelo eléctrico de Tesla Motors destaca por su sensacional sistema de conectividad multimedia controlado mediante una pantalla táctil de 17 pulgadas. Desde esta pantalla FullHD se pueden configurar diferentes elementos del vehículo, ajustar la climatización, conectar nuestro teléfono móvil para utilizar el manos-libres o conocer diferentes estadísticas del consumo eléctrico del coche. Este sistema presenta otras prestaciones como la navegación con Google Maps, consultar páginas web, conexión a Internet con un dispositivo WiFi mediante tethering, escuchar una emisora de radio online y muchas más actividades.

Por todo ello, es imprescindible una conexión de datos que se realiza mediante una tarjeta SIM integrada en el mismo vehículo. Aquí es donde entra en juego Telefónica, que ofrece esta conectividades para Telsa en Europa. En el pasado Mobile World Congress de Barcelona, se pudo ver uno de los modelos eléctricos más populares de Tesla, expuesto en el stand de Telefónica.

Para Telefónica la alianza supondrá establecer una nueva e interesante línea de negocios a explotar. Por su parte, el fabricante norteamericano se ha visto seducido no sólo por la capacidad de la operadora por su accesibilidad a la Red, sino también por su plataforma de gestión de conexiones de máquina a máquina (M2M). El M2M es un concepto general para nombrar el intercambio de datos entre dos máquinas remotas, ya sea por red telefónica o enlace de satélite. Un tipo de conexión facilitará la vida de los conductores.

Por su parte, Ford presentó también en la Feria de Barcelona un prototipo de vehículo que busca tecnología y socios para la futura conducción inteligente. El coche tiene en su techo cuatro sensores que visualizan el ambiente en un radio de 70 metros alrededor del vehículo mediante la luz infrarroja, lo que permite calcular la distancia entre el vehículo y los objetos cercanos a él. Más que coches sin conductor, la idea de Ford se probar vehículos con WiFi conectándose entre sí y con infraestructura pública de transporte para facilitar la circulación .

Otro de los favoritos como coche de futuro es el Mercedes- Benz CLA 45 AMG, convertido en un prototipo de vehículo inteligente gracias a la tecnología de Qualcom , fabricante de microchips y el sistema operativo de desarrollo para QNX (BlackBerry). Sus microchips de Snapdragon ofrecen acceso en tiempo real al vídeo y contenido de la nube, ofrecen gráficos cristalinos en la pantalla táctil del panel, visualización de la interfaz de un teléfono o tableta en el propio panel, reconocimiento de gestos y varias cámaras de alta definición. Desde los dispositivos móviles se puede manipular cualquier cosa del vehículo de forma inalámbrica, a excepción del volante, claro.

Cerrar menú