Un caso de éxito: Aigües de Barcelona y su flota de vehículos

Un caso de éxito: Aigües de Barcelona y su flota de vehículos

En LIVE apostamos por las flotas de automóviles corporativos, tanto del sector público como privado, ya que significan una parte importante del tráfico de las ciudades y es uno de los ámbitos donde ha habido más penetración del vehículo eléctrico y de GNV. Hoy en día, varias empresas y organismos ya cuentan con una parte de sus flotas electrificadas, pero el caso que más atrae la atención es el de Aigües de Barcelona, ​​ya que casi todos los vehículos de su flota que circula en la capital catalana es 100% eléctrica.

El pasado mes de octubre la flota de vehículos de Aigües de Barcelona, ​​formada por 240 unidades, recibió el distintivo de Calidad Ambiental de la Generalitat de Cataluña. Este galardón reconoce y premia las iniciativas que superan los requerimientos de calidad ambiental más allá de los establecidos por la normativa vigente. “Aigües de Barcelona apostó por la flota de vehículos eléctricos por Responsabilidad Social, para colaborar en la Economía Circular y, en definitiva, para el Desarrollo Sostenible, eje central de la estrategia de Aigües de Barcelona, ​​concretada en el plan Aigües 2020 “, explica Bernat Rovira, director de la zona Barcelona Norte de Aigües de Barcelona.

Aigües de Barcelona puso en marcha este proyecto el año 2011, con la adquisición de dos vehículos 100% eléctricos. Dos años más tarde se incorporaron otros dos vehículos, y el 2014 ya se adquirieron 7. Entre el 2015 y el 2016, la compañía incorporó hasta 74 nuevos vehículos nuevos a la flota, llegando al total de 87 vehículos eléctricos que operaban en Barcelona a finales del 2016 de un total de 240 vehículos que hay en la flota.

El resultado de esto es que Aigües de Barcelona, ​​miembro colaborador de la Plataforma LIVE, cuenta con la flota eléctrica más grande de Cataluña, con 132 vehículos eléctricos, el 100% de la flota electrificable. Estos coches eléctricos funcionan con energía verde no contaminante, es decir, no emiten ninguna emisión de gases contaminantes durante su funcionamiento. Bernat Rovira hace balance de la situación actual de la flota de vehículos de Aigües de Barcelona, ​​”Cerramos el año 2017 con el 100% de flota eléctrica, de la parte de flota que dispone de modelo eléctrico equivalente en el mercado. El total de la flota de Aigües de Barcelona es de 240 vehículos. Seguimos trabajando para eliminar el combustible fósil de la flota. Atentos a las novedades que aparecen en el mercado de vehículos eléctricos, es un sector que ha evolucionado mucho en los últimos años”.

Cada vez más, las empresas toman conciencia sobre la situación actual en Barcelona. Actualmente, el principal responsable de la contaminación atmosférica es el tráfico. Debido a los episodios de contaminación que sufre la ciudad de Barcelona, ​​el Ayuntamiento de Barcelona ha puesto en marcha el Plan de movilidad urbana 2013-2018, uno de los objetivos es la reducción de un 21% la presencia de vehículos privados a motor.

Hace falta concienciar a la sociedad, y las empresas deben actuar y convertirse en un referente. En este sentido, la Plataforma LIVE está desarrollando un proyecto de introducción del vehículo eléctrico en empresas privadas, que busca facilitar e incentivar la adquisición de vehículos eléctricos por parte de empresas que tienen su flota de vehículos en Cataluña, y en el que Aigües de Barcelona actúa como líder del proyecto, aportando su experiencia y su caso de éxito para servir de referencia al resto de empresas participantes.

En cuanto a los beneficios, los medios de desplazamiento sostenibles conllevan beneficios medioambientales y de salud pública. Aunque los beneficios medioambientales sean los más conocidos eso también aporta beneficios sociales. Y es que, apostar por la sostenibilidad no sólo es luchar contra la contaminación atmosférica, también es una forma de hacer ciudad y beneficiar a todos los colectivos. Gracias a la conversión al vehículo eléctrico, Aigües de Barcelona ha dejado de emitir 105 toneladas anuales de CO2. “Dejar de utilizar combustibles fósiles, en un territorio donde los niveles de contaminación atmosférica son altos, es prioritario. Prestamos un servicio público en un ámbito local, el Área Metropolitana de Barcelona, ​​donde se realiza una media de 30-40 km/día/vehículo. Es necesaria la corresponsabilización “, explica Bernat Rovira.

Y en cuanto a los resultados, estos hablan por sí mismos: Anteriormente los 87 vehículos diésel sustituidos consumían unos 37.845 litros de diésel anuales, que equivalen a un gasto de 41.360€ por año. Para calcular el ahorro económico neto, debemos restar a esta cantidad el consumo eléctrico de los vehículos: unos 20 kWh por 100kms, resulta 126.150 kWh anuales y la tarifa contratada por Aigües de Barcelona es de 0,12 €/kWh hacen un consumo de electricidad de 15.138 € anuales. Por lo tanto, el ahorro económico neto en combustible es de 26.492€ anuales, equivalente a una reducción del 64%, una cantidad nada despreciable.

Este compromiso se suma a la iniciativa que, paralelamente, Aigües de Barcelona está llevando a cabo con CitySensia, una plataforma interactiva de información para los ciudadanos sobre la calidad ambiental. Se trata de un proyecto que utiliza la red de vehículos de Aigües de Barcelona para monitorizar a tiempo real los parámetros de calidad ambiental mediante receptores colocados en los coches. El funcionamiento es el siguiente, a través de un receptor colocado en los vehículos se extraen datos que mediante el Big Data se procesan y analizan. Gracias a esta herramienta, se puede extraer información sobre cuáles son las zonas más sensibles de una ciudad y analizar las tendencias contaminantes.

Las ventajas son claras, reducir las emisiones de CO2, fomentar la eficiencia energética y mejorar la calidad de vida de las personas. Todas estas acciones de Aigües de Barcelona demuestran su compromiso con la energía limpia y el desarrollo sostenible.

Cerrar menú