El patinete eléctrico: una nueva forma, individual y sostenible, de moverse por la ciudad
Barcelona es la primera ciudad en regular el uso de patinete eléctrico

El patinete eléctrico: una nueva forma, individual y sostenible, de moverse por la ciudad

Barcelona, ciudad pionera en regular los vehículos de movilidad personal (VMP)

La movilidad urbana ha cambiado radicalmente en los últimos años. Tras triunfar en los EEUU, el patinete eléctrico ya forma parte del paisaje móvil de las grandes ciudades europeas. A ellas han llegado como solución a la micromovilidad (medios de transporte destinados a recorrer distancias cortas, por ejemplo, las conocidas como “la última milla”, es decir, el trayecto que va desde la parada del autobús o el metro hasta el destino final).

Este vehículo tiene multitud de ventajas: es sostenible, ahorra tiempo, permite sortear el tráfico, es económico (según un estudio reciente de la Fundación Mapfre, el coste de utilización es de unos 0,20 € por cada 100 km), es ligero, no necesita aparcarse, su tamaño facilita su transporte y almacenaje, su conducción no requiere esfuerzos físicos y no precisa permisos de circulación. Además, al carecer de motor, los particulares no están obligados a contratar un seguro.

Más de 20.000 patinetes eléctricos en España

Todo apunta a que este artilugio conquistará nuestras calles. De hecho, de acuerdo con los datos de la Asociación de Usuarios de Vehículos de Movilidad Personal (AUVMP), en España ya circulan más de 20.000 patinetes eléctricos, sobre todo en Barcelona, Madrid y Valencia. Y, volviendo a las cifras del informe de Mapfre, mientras que las ventas de estos medios de transporte aumentaron más de un 20% a nivel estatal en 2017, en Europa, asegura la AUVMP, estas se duplican año tras año. 

Así pues, tras el rápido incremento y la tendencia creciente del uso de los VMP en Barcelona, la convivencia de estos nuevos ciclos de dos ruedas con el resto del parque móvil y con los peatones se convirtió en un asunto prioritario a resolver. Antes de caer en un posible caos circulatorio y de seguridad vial -y dado que, a día de hoy, no existe una legislación estatal al respecto; únicamente una Instrucción de la DGT, pero esta carece de efectos legales- el Ayuntamiento tomó medidas y en 2017 lanzó una ordenanza pionera con el fin de regular estos vehículos. Mientras tanto, la Dirección General de Tráfico sigue trabajando en una normativa más específica y completa desde finales de noviembre del pasado año.

Una normativa precursora y sin precedentes

Explicamos resumidamente la normativa del Consistorio que afecta a los patinetes eléctricos (excluimos, por tanto, los vehículos de más de dos ruedas):

  • Clasificación de los VMP
  • Vehículos eléctricos tipo A: ligeros y pequeños. Se incluyen los monociclos, los ‘hoverboards’ y todos aquellos patinetes eléctricos que no sobrepasen los 25 kilos de peso y no superen los 20 km/h.
  • Vehículos eléctricos tipo B: de entre 25 y 50 kilos de peso y con una velocidad que no rebase los 30 km/h, como, por ejemplo, los llamados ‘segways’.
  • Zonas de circulación
  • Calzadas zona 30: Los patinetes tipo B no pueden sobrepasar los 30 km/h. La tipología A, solo si funciona a más de 20 km/h (y, obviamente, a menos de 30 km/h).
  • Aceras: La circulación no está permitida.
  • Calles con plataforma única: Si la zona es exclusiva para peatones, solo puede circular el tipo A sin rebasar los 10 km/h. Y si en esta vía está permitida la circulación de vehículos, también podrá pasar el patinete de tipo B a un máximo de 20 km/h.
  • Carril bici en la acera: Se permite la circulación de los tipos A y B, siempre que la anchura ciclista lo admita. Únicamente se puede ir en el sentido señalizado y a no más de 10 km/h.
  • Carril bici en la calzada: Las normas son las mismas que se aplican en el caso anterior, solo que a un máximo de 30 km/h.
  • Parques: A los patinetes A y B se les permite el acceso a los parques a menos de 10 km/h.
  • Otras normas e indicaciones
  • Para manejar patinetes clase B es obligatorio el uso del casco a nivel particular, así como las luces o elementos reflectantes y el timbre.
  • No es posible escuchar música con ningún tipo de cascos o auriculares.
  • Para circular en estos VMP, el mínimo de edad son 16 años.
  • Se prohíbe estacionar los VMP de tipo A y B en árboles, semáforos, bancos y otros elementos del mobiliario urbano.

Cualquier infracción de estas normativas es sancionable con 100, 200 o 500 € en función de su gravedad. 

Los mejores patinetes eléctricos del mercado

Dada la proliferación de estos vehículos y de la multitud de modelos existentes, os ofrecemos una selección de los mejores patinetes eléctricos del mercado de la mano de dos expertos.

Uno es Francesc Llevat, gerente de una de las tiendas de referencia en Barcelona, Solo Rueda, especializada en este medio de transporte. Ingeniero, se marchó a China en 2012 a causa de la crisis. En Shenzen descubrió el patinete y vio claro cuál era el horizonte próximo en cuanto a la movilidad individual, urbana y sostenible. Años después, en 2016, y con un bagaje descomunal a sus espaldas, volvió a la capital catalana para abrir el negocio que ahora regenta.

Veamos, pues, su clasificación:

  1. El Dualtron Spider. Un patinete, “muy potente”, de doble motor de 1600W y con una autonomía de entre 40 y 50 kilómetros. Por su potencia, dice Llevat, es muy ligero: solo pesa 19,5 kg.
  2. El Vankus Rocket. Un vehículo vigoroso de 1000W. A destacar “la doble amortiguación y el doble freno”.
  3. El Joyor X5S. Hablamos de un ciclo de dos ruedas de 500W y que pesa únicamente 16 kg. Y posee hasta 50 km de autonomía, precisa el experto. 
  4. El Xiaomi Mijia 360. El superventas. Resulta muy económico (cuesta unos 380 €), aunque hay que tener en cuenta que tiene poca potencia para aquellas personas que pesen más de 75 kg.
  5. El Joyor Y10. Cuenta con una gran autonomía, de hasta 100 km.

Clasificación de los patinetes eléctricos según público y necesidades

Por otro lado, Juan Francisco Romero es el fundador de Patinete Eléctrico Shop, un comercio online de renombre con sede en Barcelona, aunque opera en toda España. Al igual que Llevat, también fundó su tienda en 2016. Romero nos explica, en este caso, su ‘top 3’, basado en diferentes públicos y necesidades:

  1. El E-Motion Advance 350W. El más vendido en su tienda, a nivel general. Se trata de un patinete de gama media, con la potencia y autonomía suficientes como para recorrer la ciudad cómodamente. “Plegable, ligero y de calidad”, subraya.
  2. El Dynamic 500W. Este lo recomienda Romero para los usuarios que superen los 90 kg de peso, necesiten subir pendientes o que simplemente busquen algo superior a la versión anterior.
  3. El ICe Q5 2000W. Este modelo lo suele adquirir un público de entre 30 y 40 años de edad, que pone más énfasis en la velocidad y en la diversión. “Hablamos ya de un patinete de alta gama y con grandes prestaciones”, sostiene este especialista.

El nuevo Xiaomi

Por último, cabe destacar que Xiaomi, la marca china cuyo patinete eléctrico (el M365) es el más vendido en España en la actualidad, lanzó a mediados de febrero el Xiaomi Mi Scooter Pro. Este nuevo ciclo de dos ruedas supera al anterior modelo de la firma con un 64% más de capacidad de batería. Puede alcanzar los 25km/h, subir cuestas mucho más pronunciadas y cuenta con hasta 45 km de autonomía. De todos modos, la batería tarda entre ocho y nueve horas en cargarse, casi el doble del tiempo que necesita su predecesor. La potencia del motor es de 300W (frente a los 250W del M365). Ya a la venta en China, todavía no hay planes anunciados para su desembarco en España.

Cerrar menú