Mobilitat sostenible i polítiques públiq

En los últimos meses el vehículo eléctrico se ha situado en un escenario de creciente interés. Parece ser que en 2015 se ha apostado con fuerza por las iniciativas y modificaciones de las políticas públicas en cuanto a movilidad sostenible. Sin ir más lejos, durante el mes de abril el BOE publicó la aprobación del nuevo Programa MOVELE, un plan de subvenciones directas para la compra de vehículos eléctricos. Con esta iniciativa, los concesionarios de coches tienen la obligación de facilitar a sus clientes la instalación de un punto de carga con un coste máximo de 1000 € por vehículo para todas las categorías, excepto en el caso de los cuadriciclos L6e y L7e. A pesar del incuestionable incentivo que suponen estas ayudas, desde el Sector y la Plataforma LIVE se reclama a los responsables estatales una estabilidad en el tiempo con este tipo de programas.

Durante el mes de mayo, coincidiendo con el Salón Internacional del Automóvil de Barcelona, el Ministerio de Hacienda anunció otra medida de apoyo a los vehículos de bajas emisiones: la reducción en el IRPF correspondiente de hasta el 30% para todos los empleados que utilicen vehículos eléctricos de bajas emisiones en flotas de empresas. Concretamente, esta rebaja fiscal en rendimiento del trabajo será del 30% en el caso de coches eléctricos o híbridos enchufables, del 20% para turismos híbridos de gas, y del 15% para los que tengan una emisión de CO2 inferior a los 120 gramos por kilómetro recorrido.

Cataluña y Barcelona también han sido el foco de atención en cuanto a medidas de impacto sostenible con la aprobación de la gratuidad de los peajes públicosen el territorio para los vehículos eléctricos, una iniciativa aprobada en junio por la Generalitat que beneficiará a más de 3.100 vehículos eléctricos. La medida, que se pondrá en marcha a partir del 15 de septiembre de este año, se aplicará a todos los accesos a Barcelona: la C-16, incluidos los túneles de Vallvidrera, la C-32 tanto en el tramo del Maresme como el del Garraf, y el peaje de la C-33 Mollet. Del mismo modo el Ayuntamiento de Barcelona ha modificado las ordenanzas fiscalesque permiten ahora el estacionamiento con vehículo eléctrico en zonas reguladas (áreas azules y verdes) a coste cero a residentes y no residentes en la ciudad, así como permitir el estacionamiento gratuitodurante 6 horas para flotas profesionales eléctricas. La Plataforma LIVE ha trabajado activamente con todas estas entidades, incentivando y asesorando sobre el impulso de estas medidas. Sin duda desde la Plataforma se identifican estas medidas e iniciativas públicas como elementos clave para seguir consolidando el crecimiento continuado de los vehículos eléctricos y sostenibles.

Cerrar menú