Buscando taller para mi coche eléctrico
¿Están los talleres preparados para el coche eléctrico?

Buscando taller para mi coche eléctrico

El incremento de ventas en el sector del coche eléctrico nos lleva a hacernos muchas preguntas. Como por ejemplo, ¿Reparar un coche eléctrico es más barato o más caro? ¿Voy a tener que visitar más el taller o menos? ¿Están los talleres adaptados al cambio? ¿Cómo debe ser un taller de coches eléctricos? ¿Están los mecánicos formados para atender esta demanda?

Y para responder a todas estas cuestiones nos hemos puesto en contacto con el Gremi Provincial de Tallers de Reparació d’Automòbils de Barcelona que agrupa un total de 2.749 centros de trabajo en la ciudad condal. 

Para empezar hay que tener claro que el coche eléctrico y el tradicional tienen elementos mecánicos comunes, como son los amortiguadores, las pastillas de freno, la dirección o los neumáticos.  Esto no cambia. Lo que sí cambia es el motor. El de combustión lleva aceite, bujías, cilindros, pistones, culatas, cárters y otros elementos necesarios como el embrague, las correas, los filtros o las cajas de cambio. Piezas sometidas a movimiento, vibraciones y roces que requieren mantenimiento periódico.

Los vehículos eléctricos tienen cuatro elementos básicos, que apenas necesitan mantenimiento, la batería, el inversor, el rectificador y el regulador.

¿Están los talleres preparados para reparar coches eléctricos?

El secretario general del Gremi Provincial de Tallers de Reparació d’Automòbils de Barcelona, Ramón Casas, nos dice que teniendo en cuenta que los componentes del sistema de propulsión eléctrica, por su novedad, actualmente requieren escasas intervenciones, los talleres están preparados para dar servicio al resto de elementos del vehículo que al final no difieren de los de combustión interna.

De cara al futuro hay una nueva oferta de servicios de reparación sobre los componentes eléctricos donde los talleres necesitaran acceder a la información técnica del fabricante y formarse específicamente en el funcionamiento de estos elementos.

¿Cómo se adaptaran los talleres al futuro eléctrico?

Básicamente la adaptación dependerá de la formación en la seguridad de cara a la manipulación de estos vehículos y la identificación de sus componentes para evitar riesgos. La UE obliga a los fabricantes a que pongan en disposición de todos los talleres independientes toda la información técnica de los vehículos para garantizar el derecho a la libre elección del consumidor a elegir su mecánico.

En definitiva, los talleres tienen que adaptarse a la electrificación del sector automovilístico, por ello hay que comenzar con la instalación de diferentes puntos de carga distribuidos por el taller, fundamental para poder trabajar con ellos.  Tienen que contar con varios espacios que proporcionen todas las herramientas específicas que se necesitan para estos vehículos y deben tener mecánicos bien formados para llevar a cabo todas estas tareas.

¿Es verdad que el coche eléctrico tiene que pasar menos por el taller?

Todo depende de los kilómetros recorridos. Es conveniente, y así lo establecen la mayoría de los fabricantes, hacer una revisión anual. También es cierto que, en el caso de los coches eléctricos puros, pueden disminuir su paso por el taller pero siempre habrá que realizar el necesario mantenimiento preventivo que ayudará a alargar la vida útil de sus componentes. Según Ramón Casas, Secretario General del Gremi Provincial de Tallers de Reparació d’Automòbils de Barcelona, todos los vehículos deberían ser revisados una vez al año.

Lo necesario es ser consciente de la necesidad de hacer estos mantenimientos por una cuestión de seguridad para nosotros y el resto de usuarios de la vía pública y no verlo como un gasto innecesario.

¿Cuánto cuesta una reparación del coche eléctrico?

La paradoja es que los coches eléctricos tienen más tecnología (comparados con los coches de combustión) pero a la vez son más simples.

El eléctrico tiene un 60% menos de componentes que cualquier otro vehículo de combustión, su motor es más pequeño y ligero,  y su mantenimiento, por tanto, es más sencillo.

Los talleres diagnostican, evalúan y reparan.

El foco está en los neumáticos, el filtro de partículas y los frenos que son los recambios más recurrentes en todos los vehículos. Para el caso específico de las baterías, dependerá del fabricante o del tipo de contrato que se especifique con la marca. En el caso de Renault, ofrece renting sobre sus baterías, hecho que abarata el coste inicial del vehículo. No obstante, tienen muy poco mantenimiento anual más allá de intentar alargar su vida útil haciendo bien los ciclos de cargas y descargas en función de su autonomía.

Los neumáticos habrá que cambiarlos en función del desgaste provocado por los kilómetros y los ajustes de presión. Hay que revisarlo como mínimo una vez cada dos semanas.  El filtro de partículas o antipolen hay que cambiarlo una vez al año. Los frenos se gastan mucho menos ya que los eléctricos cuentan con la frenada regenerativa que actúa como freno motor, por tanto, el cambio de pastillas se alargará en el tiempo. El líquido de frenos a los 50.000 kilómetros.

¿Las averías más frecuentes?

A parte del desgaste, que ya hemos comentado, las averías más frecuentes que tienen que reparar los talleres se centran en fallos humanos. Basados en la novedad de los enchufes y cables eléctricos. Cuando el comercial te explique el funcionamiento, no te dediques a jugar con la pantalla, presta especial atención a este punto.

Si ya has decidido hacer el paso hacia la movilidad sostenible, no dudes en consultar nuestra página de ayudas y subvenciones

Fuentes consultadas:

Cerrar menú