Escapadas en coche eléctrico para disfrutar del esquí cerca de Barcelona

Escapadas en coche eléctrico para disfrutar del esquí cerca de Barcelona

Los deportes de nieve están en auge en Cataluña por la candidatura olímpica a los Juegos de Invierno 2030

Tras las copiosas nevadas de otoño, la temporada de esquí ha dado el pistoletazo de salida. La gran mayoría de las diez estaciones del Pirineo catalán ya ha abierto sus puertas y todo está a punto para que los amantes de los deportes de nieve se lancen a disfrutar de su máxima diversión. Y hay que mencionar que las actividades ‘blancas’ están en auge en Cataluña por la candidatura olímpica a los Juegos de Invierno 2030.

Además, este año las pistas catalanas han diversificado sus servicios en una apuesta global de montaña para todos. Han desplegado recorridos para el ‘snowboard’, el esquí de montaña, el ‘freestyle’, los trineos y las raquetas, han añadido actividades para aquellos que no esquían y han aumentado las actividades lúdicas y de ‘apreski’. También se han digitalizado los accesos para evitar colas y ahorrar en el forfait y se ha puesto en marcha un transfer en algunas estaciones para trasladar a los esquiadores desde los parkings hasta las pistas.

Consejos previos y el coche cargado

Dicho esto, hemos seleccionado cuatro escapadas -pueden ser de uno o dos días- a diversos centros invernales cerca de Barcelona para realizar en nuestro coche eléctrico. Así que desempolvad los esquís, sacad de los armarios la ropa térmica y preparaos para madrugar. Leed los consejos de la Generalitat antes de subir a las pistas y, si vais con peques, consultad estas recomendaciones para evitar cualquier riesgo. Tened en cuenta que viajamos a los Pirineos, así que sed previsores y tened siempre a mano el localizador de puntos de recarga electromaps.com. Salid con el vehículo bien cargado de energía y acordaos de mantener estable la temperatura del vehículo para preservar autonomía y potencia. Y ahora sí que sí, ¡nos vamos a la nieve respetando el medio ambiente!

Boí Taüll, una estación con altura

En el corazón de la Vall de Boí, en el Pirineo leridano, encontraréis una estación perfecta si os gustan los lugares tranquilos pero con todos los servicios imaginables. Boí Taüll, el complejo más lejano de nuestras escapadas, cuenta con la cota de esquí más alta de toda la cordillera, que llega a alcanzar los 2.751 metros, desde donde se puede disfrutar de unas vistas impresionantes del Parque Nacional de Aigüestortes. Este centro posee 45 kilómetros de pistas esquiables, entre las que predominan las rojas y las negras, ideales para los expertos. Además, es una de las estaciones más frías de España, lo que le permite disponer de nieves duraderas y de excelente calidad. De hecho, Boí Taüll se ha alzado este año, y por segunda vez consecutiva, con el galardón World Ski Awards al mejor complejo invernal del estado.

Puntos de recarga en Lleida

Desde Barcelona, recorreremos unos 260 kilómetros a través de la A-2 y la N-260, la ruta más corta, hasta llegar a esta magnífica estación. Para recargar las pilas de nuestro coche, mejor hacerlo casi al final del viaje, y gratis, en el Ayuntamiento de Tremp (con dos conectores Type 2) o delante de la estación de tren de La Pobla de Segur (con cuatro conectores Type 2). También hay un punto de carga en El Pont de Suert, de Endesa X, con conectores Type 2, CHAdeMO y CCS2. Una vez llegados a nuestro destino, podemos alojarnos en el único resort de montaña de España, a solo 10 kilómetros de la estación. Dispone de varios hoteles con precios super económicos, de estética cálida y alpina, spa y tiendas y restaurantes para todos los gustos.

La Molina, la más antigua de España

Siendo la precursora, alrededor de los años 40 del siglo pasado, en el deporte del esquí a nivel estatal, La Molina se ha erigido en una estación con servicios e instalaciones impecables a lo largo y ancho de una gran extensión de terreno: 71 kilómetros repartidos entre 68 pistas, la mayoría verdes y azules y, por tanto, óptimas para principiantes y esquiadores de nivel medio.

Este complejo, situado en la Cerdaña y rodeado de paisajes de pinos majestuosos, se caracteriza por ofrecer un sinfín de actividades que van más allá del esquí clásico o del ‘snowboard’: un ‘snowpark’ de iniciación excelente, quads, senderismo por nieve, excursiones en máquinas pisanieve, ‘tubbing’, paseos en telecabina con vistas panorámicas de 360º o en segway 100% sostenible, entre otras muchas opciones.

Masella, pionera del esquí nocturno

Unida a La Molina por el dominio esquiable Alp 2500 -unos 140 kilómetros de pistas- se encuentra Masella, que se caracteriza por ofrecer, de forma pionera, la mayor oferta de esquí nocturno de toda la península. Allí se encuentra también la pista más larga del Pirineo catalán, de 7 kilómetros. Y su gran instalación de nieve artificial (casi 600 cañones) constituye una absoluta garantía de cantidad y calidad de suelo blanco.

A 150 y 156 kilómetros, respectivamente, se encuentran Masella y La Molina de Barcelona. Por la C-16 llegaremos en unas dos horas. En la Avenida Peu de Pistes, en Alp, junto a las escaleras mecánicas que dan acceso a la estación de esquí, encontraremos un punto de recarga con dos conectores Type 2, gratuitos. Pero si no nos queremos arriesgar, lo más conveniente sería repostar en Berga, concretamente en el punto de la calle Francesc Macià, 10, compatible con la Tarjeta LIVE y con dos conectores Type 2.

Para descansar y recomponernos de la dura jornada de esquí, recomendamos que os alojéis en el hotel-restaurante Els Caçadors, un establecimiento ecológico con mucho encanto a los pies de la Vall de Núria y con experiencia hostelera desde 1920.

Port del Comte, pocas aglomeraciones

Situada en el Pre-Pirineo, en la comarca del Solsonès, Port del Comte es una de las estaciones más bonitas de Cataluña por sus densos bosques de pinos y abetos que la rodean. Cuenta con pistas anchas (perfecto para el ‘snowboard’), una zona muy buena para principiantes y un Jardín de Nieve para los más pequeños. Además, es el complejo más cercano a la Ciudad Condal (a 143 kilómetros y unas dos horas de viaje). Otro punto a favor a tener en cuenta: hay pocas aglomeraciones. De carácter marcadamente familiar y muy cómoda, Port del Comte ofrece un total de 50 kilómetros esquiables.

La vía más rápida para llegar a esta estación es por la C-16 y la C-55. Podemos recargar nuestro coche, gratis, en la Oficina de Turismo de Sant Llorenç de Morunys (con dos conectores Type 2), aunque también es posible hacerlo en Solsona con la tarjeta LIVE. Al estar muy cerca de Barcelona, es una estación excelente para subir y bajar en el mismo día. Sin embargo, para aquellos que deseen prolongar su estancia les aconsejamos el Hotel Monegal, un establecimiento acogedor, de trato familiar, con mucha historia y un respeto absoluto por el medio ambiente.

Llegados hasta aquí, os deseamos un muy buen viaje y… ¡No os olvidéis de la Tarjeta LIVE!

Cerrar menú