Entrevista a Nicholas Brooke, president del Hong Kong Science & Technology Parks Corporation

¿Cuál es la función del parque científico y tecnológico de Hong Kong?

Lideramos la innovación y la tecnología en Hong Kong. Lo que hemos hecho es construir el parque tecnológico, crear una infraestructura que acoja y sirva de apoyo a la innovación y tecnología en Hong Kong. En el parque ya hay unas 400 empresas y unos 10.000 científicos e ingenieros, todos con el mismo objetivo: comercializar buenas ideas y convertirlas en aplicaciones rentables.

¿Por qué elegir Barcelona como ciudad modelo para el campus sobre Hong Kong como ciudad inteligente?

Estamos convencidos de que tenemos mucho en común con Barcelona. Ambas somos centros de innovación, centros de creatividad y sabemos que existe una gran comunidad de medianas y pequeñas empresas en Barcelona que quieren expandir sus operaciones y sus actividades en Asia al igual que estamos convencidos de que el parque científico de Hong Kong se convertirá en la plataforma ideal para darles a esas empresas una vía de acceso a las oportunidades existentes en Asia.

¿En qué consiste el programa de aterrizaje e incubación en Hong Kong para las start-up catalanas?

Bien, básicamente se trata de proporcionarles un lugar donde «aterrizar». No hay nada peor que aterrizar en una ciudad desconocida, un entorno que no conocemos y pasar las horas en una habitación de hotel sin saber con quién contactar o qué hacer. Nosotros facilitamos una base en el parque científico: van directamente al parque científico y tienen acceso a todas las empresas del parque, a muchísima gente con un modo de pensar parecido y que tienen la misma ambición de comercializar tecnología e innovación. El programa de aterrizaje suave les ofrece una base sobre la que asentarse de inmediato y un lugar que les acoge en el seno de una familia dedicada a la tecnología y a la innovación.

¿Cómo ayuda Hong Kong a las empresas catalanas instaladas en el parque?

Básicamente, les acogemos. Les facilitamos un sitio donde empezar. Más concretamente, les podemos presentar a socios potenciales, les podemos ayudar a hallar oportunidades de negocio y les podemos ayudar a entender de un modo más preciso el mercado chino. Quiero decir que, es obvio que China es una oportunidad enorme para pequeñas, medianas y también grandes empresas y nosotros podemos ser los intermediarios que les faciliten su acceso.

Por otra parte, ¿qué pueden aportarle a Hong Kong estas empresas catalanas?

Muchas de nuestras empresas desean hacer negocios en Europa, especialmente empresas de China central. Quieren crear relaciones internacionales, quieren tener acceso a oportunidades en Europa, por lo que contemplamos un flujo en dos sentidos: empresas españolas y catalanas que vienen a Asia, con el parque como base de operaciones; pero también vemos a empresas chinas y de Hong Kong que vienen a Barcelona y la utilizan como plataforma para sus actividades en Europa.

Tuvo la oportunidad de visitar Barcelona y conocer de primera mano el proyecto para potenciar la utilización de vehículos eléctricos en Barcelona, lo que se conoce como Barcelona Live, ¿qué le aconsejaría a la ciudad que hiciera?

En realidad yo no creo que se trate de dar consejos, creo que la ciudad ya está muy avanzada respecto a lo que nosotros queremos conseguir también en Hong Kong: queremos vehículos inteligentes, queremos un sistema de transporte inteligente y, aunque nuestro transporte público ya sea muy bueno, tendríamos que planificarnos e imitarles en lo referente a lo que han conseguido con la red de carga de los vehículos eléctricos y también en el número de vehículos eléctricos que ya tienen en servicio. P or ahora, en Hong Kong tan solo tenemos 200 vehículos eléctricos en funcionamiento. Hemos comprado 2.000, pero tan solo circulan 200. Es por lo que creo que ustedes van por delante y tenemos que aprender de ustedes.

¿Cree usted que los vehículos eléctricos son la clave para el desarrollo de las ciudades del futuro?

¡Por supuesto, sin duda! Especialmente cuando se trata de una ciudad compacta, en la que los medios de transporte están orientados a los vehículos eléctricos. Estoy convencido de que es un modelo ideal cara al futuro, pero también creo que no se trata únicamente de los vehículos eléctricos. En Hong Kong yo hablo -y se habla- sobre movilidad sostenible, porque no se trata tan solo de cómo se desplazan las personas en vehículo, se trata de cómo se desplazan a pie, porque el peatón es igual de importante, y se trata de cómo se consigue conectar al peatón con el transporte público, y al transporte público con las oficinas, los comercios y las viviendas. Una solución integral es muy importante para seguir avanzando.

Cerrar menú