¿EN QUE PUEDE MEJORAR UN COCHE ELÉCTRICO TU DÍA A DÍA?

¿EN QUE PUEDE MEJORAR UN COCHE ELÉCTRICO TU DÍA A DÍA?

Conducir un coche eléctrico proporciona al ciudadano muchas ventajas que se hacen evidentes a lo largo de una jornada en una ciudad como Barcelona.

Ya desde el momento de su adquisición un coche eléctrico recibe muchos incentivos por parte de las administraciones públicas, que van desde la subvención inicial para la compra del vehículo hasta la exención del pago del impuesto de matriculaciones. Te las resumimos AQUÍ. Pasa la noche cargándose en el garaje o en los puntos habilitados en muchos aparcamientos públicos, la administración pública ofrece ayudas para la instalación del punto de carga en tu garaje y hay tarifas especiales para el consumo de energía eléctrica destinada al vehículo eléctrico. Además, una vez en la carretera, este tipo de vehículos pueden circular por el carril VAO y no tienen que pagar peaje en la mayoría de carreteras alrededor de Barcelona.

Los motores eléctricos, a diferencia de los de motor de combustión, circulan sin emitir ningún tipo de ruido. Esto proporciona un trayecto más agradable para los pasajeros. Las cero emisiones locales los sitúan como el vehículo que menos perjudica el medio ambiente y la salud ambiental de sus ciudadanos. No contribuyen a rellenar el aire de la ciudad con partículas contaminantes de las que se derivan todo tipo de enfermedades como alergias, asma u otras más graves que aumentan cada año la mortalidad causada por la contaminación ambiental. La DGT obligará a todos los vehículos a llevar un adhesivo en función de su capacidad contaminante, cuestión que conllevará escenarios de ‘discriminación positiva’ a favor del vehículo eléctrico.

Una vez llegado al destino nos encontramos con muchas más facilidades para aparcar. La ciudad de Barcelona dispone de más de 300 puntos de recarga, de los cuales 13 son rápidos, es decir, que rellenan el 80% de la batería en tan sólo 20 minutos. Además, los residentes pueden estacionar con coste cero en las zonas verde no exclusiva y azul.

Terminada la jornada, los cálculos son claros: un vehículo eléctrico sólo consume 2 euros a los 100Km en comparación a los 5 euros del Diésel más eficiente y está exento de pagar el impuesto de matriculación, con un 75% de bonificación del impuesto de circulación . Tienen muchas menos averías, ya que un motor eléctrico necesita de menos mantenimiento y revisiones. No llevan aceite, filtros ni correas. Así, en lugar de ir al taller cada 15.000 kilómetros sólo tienen que acudir cada 50.000. Al tener una conducción más controlada y un mayor aprovechamiento del freno motor, tanto las pastillas de freno como los neumáticos tardan mucho más tiempo en desgastarse. Conclusión: más ahorro, más sostenibilidad.

Finalmente, al llegar a casa sólo hay que enchufar el vehículo al punto de carga de tu parking (puedes consultar más adelante las ayudas a la instalación de PDRs). Al día siguiente, la batería estará de nuevo recargada para poder volver a disfrutar de sus ventajas durante toda la jornada.

Más info sobre todas las ayudas e incentivos sobre vehículo eléctrico en la web de LIVE

Cerrar menú