El futur del vehicle elèctric passa per la recàrrega ràpida

La apuesta por el vehículo eléctrico cada vez está más presente en nuestros municipios. Tanto en el área Metropolitana de Barcelona (AMB) como el Ayuntamiento de la capital catalana se han marcado que para finales de año, o principios del 2015, haya bastantes puntos de recarga rápida por todo el territorio, porque no sea un problema moverse por la ciudad ni cercanía, con un coche o una motocicleta de este tipo. La mayoría serán estaciones cedidas por Nissan que dispondrán de los tres modelos de enchufe más utilizados al mercado: dos de europeos (Mennekes y CCS Combo) y uno de japonés (ChadeMo), a pesar de que se está estudiando, también, la opción de estandarización. Se trata de puntos de recarga rápida en que se podrá proveer en unos veinte minutos y, durante los dos primeros años, de manera gratuita.

Actualmente el que encontramos en el territorio catalán son puntos de recarga lenta. Se cuentan más de 500 puntos en todo Cataluña, mayoritariamente ubicados en el AMB, que son de iniciativa privada, pública y, en muchos casos, mixta. Tienen enchufes convencionales, que obligan a estar repostando energía durante dos, tres o cuatro horas, en el caso de las motocicletas, y hasta ocho horas para coches.

El futuro del vehículo eléctrico pasa por la recarga rápida, que actualmente está poco presente. Barcelona, que ocupa la séptima posición dentro de las primeras ciudades del mundo en el ranking de desarrollo de iniciativas en la movilidad eléctrica, ya trabaja. La nueva red urbana de puntos de recarga y las similares del área metropolitana, que supondrán un coste de 750.000 euros financiados por el ente supramunicipal y se instalarán en puntos de gran tránsito. Este coste no incluye el de Barcelona ciudad, puesto que el Ayuntamiento aportará 240.000 euros para hacer las instalaciones que ha acordado con Nissan. La administración local ya decidió hace semanas los lugares donde se instalarán estos puntos de recarga. La mayor parte se instalarán durante el verano que viene y quedarán para más adelante los de Diagonal, Passeig de Gràcia y Paral·lel, el calendario de los cuales se tiene que ajustar a las obras que se están llevando a cabo en estas avenidas. Estas nuevas instalaciones se sumarán en su punto de recarga rápida que hay en el Parc del Mar, a la Vila Olímpica (tres enchufes de uso gratuito) y en lo alto de la Diagonal (con sólo un enchufe, ChadeMo, privado, de pago).

Al resto del área metropolitana se tienen que acabar de formalizar acuerdos con los ayuntamientos, que tienen que ceder el suelo, pero ya se han decidido los sectores donde se instalarán los puntos de recarga. En todos estos lugares se utilizará la misma tarjeta de usuario que en los puntos de recarga de la ciudad de Barcelona. En la capital hay 262 puntos de uso público y gratuito (unos 140 en superficie). Para utilizar los de superficie hace falta la tarjeta azul que se obtiene en su Punto Live, la oficina del vehículo eléctrico, a la plaza Carles Pi y Sunyer. Hasta enero de este 2014 se habían expedido 422 tarjetas.

Todas las estaciones serán de recarga rápida, en formato trio (por los tres enchufes) y automático, es decir, sin personal. Los puntos de recarga del municipio de Barcelona serán propiedad del Ayuntamiento. El resto serán del AMB. Cada una de estas administraciones convocará pronto un concurso para la instalación y el mantenimiento de su parte de la red de puntos trio.

Ayudas e incentivos

Uno de las ventajas de la nueva iniciativa es la gratuidad de las zonas verdes y azules (con limitación horaria) o el 75% de bonificación del impuesto de circulación. Además, con un vehículo eléctrico se puede disfrutar otras ventajas: bonificación del 40% a los peajes de acceso en Barcelona (Vallvidrera y Sant Cugat); una acreditación para poder circular por el carril bus-VAO de la C-58 (en estudio los transportes públicos de la ciudad); entre otros.

En cuando a datos, a día de hoy, hay unos 1.000 vehículos eléctricos censados en Cataluña y unos 300 más de flotas municipales (limpieza, alumbrado) en Barcelona, donde también encontramos circulando, en fase de pruebas, un autobús de TMB 100% eléctrico.

Cerrar menú