DESMONTANDO LOS 2 PRINCIPALES MOTIVOS QUE NOS FRENAN A LA HORA DE COMPRAR UN COCHE ELÉCTRICO

Si los coches eléctricos no contaminan, consumen sólo 2 euros por cada 100 Km, tienen gratuidad en muchos peajes y en todas las zonas azules y pueden circular por los carriles VAO, por qué todavía hay conductores que no se pasan a la movilidad eléctrica? Parece ser que, a pesar de todas estas ventajas, hay dos motivos determinantes que frenan los posibles compradores, nosotros, queremos desmontarlos.

Cuando nos planteamos comprar un vehículo nuevo, en lo primero que nos fijamos es en el precio. Es cierto que los vehículos eléctricos suelen ser más caros que los de combustibles fósiles. Pero en realidad, que sea este un motivo de peso a la hora de descartar un vehículo cero emisiones no está justificado en absoluto. Todo lo que nos ahorramos mensualmente con un coche eléctrico, justifica la diferencia de precio y, a la larga, nos sale mucho más a cuenta.

Pongamos por ejemplo que estamos dudando entre dos modelos con una potencia similar de caballos. Es decir, entre un Golf Sport (26.650 euros con unas cuotas mensuales de 353,20 euros) y un e-Golf (35.000 euros con unas mensualidades de 450 euros). Sólo con lo que nos ahorramos en gasolina cada mes, ya nos salen a cuenta los 100 euros de diferencia en la cuota. Mientras que el Golf Sport consume de media 4,7 litros a los 100 Km, que se traducen en unos 6 euros, el e-Golf sólo consume 2 euros a los 100Km. Si le sumamos que la mayoría de peajes y las zonas azules son gratuitos para los vehículos 100% eléctricos, el ahorro se va incrementando. Todo ello sin tener en cuenta las ayudas para la compra ni las rebajas en los impuestos de matriculación y de circulación.

Desmontado el problema del precio, otro freno a la hora de adquirir un coche eléctrico puede ser la autonomía del vehículo, aunque nuestros desplazamientos habituales no sean superiores a los 200 km y que la media diaria de nuestro recorrido por ir al trabajo esté por debajo de los 100 km. Que pasa, pues, si un día queremos hacer un viaje largo? La sensación que nos entra cuando no podemos llegar donde queramos con nuestro coche se llama “ansiedad por autonomía”, y este término se utiliza para definir un sentimiento que en realidad no se corresponde con nuestra necesidad de autonomía “real” . Pero imaginemos que realmente queremos/necesitamos hacer viajes largos. En todo el continente europeo existe una gran red de puntos de recarga. En Cataluña hay más de 400 y en toda España casi 2.000. Además muchos de ellos son de carga rápida, lo que nos permite recargar el coche en unos 20 minutos.

Encontrar y hacer uso de estos puntos de recarga es muy fácil gracias a varias herramientas disponibles en el mercado. Queremos empezar hablando de la web y la aplicación Electromaps que contiene uno de los mapas más actualizados de puntos de recarga en nuestro continente. También destacar las aplicaciones móviles chargemaps, Open Charge Map, Plug Surfing y IBIL en que podrás encontrar todos los puntos de recarga públicos de IBIL.

En este sentido, las marcas también ponen a disposición de sus clientes sus propias herramientas. El grupo Renault dota sus vehículos eléctricos con dos sistemas muy prácticos: El Z.E. Trip localiza en el mapa todos los puntos accesibles en los principales países europeos. Se accede a través del sistema R-Link donde se nos indica la disponibilidad y compatibilidad con ZE de estos puntos y el itinerario para llegar. Se encuentra disponible para todos los clientes europeos del ZOE desde septiembre de 2016. Además, el Z.E. Pass facilita la recarga de ZOE para cualquiera que sea el operador del punto. Permite identificar y comparar tarifas en cada uno de ellos y hacer el pago mediante el móvil.

Nissan pone a disposición de sus usuarios un mapa cada vez más nutrido de puntos de recarga. Actualmente existen más de 2.300 cargadores rápidos de Nissan repartidos por Europa, y cada vez se incorporan más empresas y organismos para ayudar a extender la red. Para el 2020 se espera que haya ya 5.500. Para recargar rápidamente tu vehículo tardas lo mismo que sentarse a la mesa para comer. Tu vida no cambiará en este sentido.

Por su parte, Renault, Volkswagen y BMW están preparando el ambicioso plan Ultra-E que pretende crear una extensa red con una buena densidad de cargadores ultra rápidos para todo el territorio europeo. Hablamos de un sistema con cables especialmente refrigerados (HUBER + Suhner) que llegan a controlar más de 400 kW y 400 amperios en el caso de turismos, y de hasta 630 amperios cuando vehículos industriales. La Unión Europea ayuda con la mitad de los fondos para arrancar esta iniciativa.

Habiendo desmontado los dos motivos principales por los que muchos ciudadanos no acaban de decidirse por un coche eléctrico, es evidente que los pretextos y excusas para seguir contaminando el aire de nuestras ciudades se van acabando. Tan sólo es cuestión de tiempo que la mayoría cambie de opinión y donde ahora vemos precios demasiado caros, descubriremos una posibilidad de ahorro. Y la pretendida ansiedad por autonomía ‘convertirá salud por un aire mucho más limpio.

Cerrar menú