¿Cuál es la vida útil de un coche eléctrico?

¿Cuál es la vida útil de un coche eléctrico?

Varios expertos opinan sobre una cuestión que va más allá de la autonomía o la red de recarga

En España hay más de 63.000 vehículos eléctricos, de los cuales unos 25.000 son turismos, según se desprende de la Guía de Movilidad Eléctrica para Entidades Locales presentada en febrero en Bilbao. En Catalunya, concretamente, circulan 16.708 unidades eléctricas. Otro dato: de enero a junio de este año se matricularon 8.958 turismos eléctricos a nivel estatal, de un total de 692.472, de acuerdo con los datos de la Asociación de Fabricantes Europeos de Automóviles.

Aunque lentas, las matriculaciones de este tipo de vehículos siguen una línea ascendente y muy progresiva (hablamos de un incremento del 102% respecto al mismo periodo del año anterior), que convierte el coche eléctrico en una realidad cada vez más presente en nuestras calles y carreteras.

Más allá de la red de recarga y de la autonomía

Como bien apunta Juan Ferrari, responsable de Motor de El Economista, “el coche eléctrico ha llegado para quedarse y su entrada es imparable”. Sin embargo, muchas dudas asaltan al comprador potencial, acostumbrado a la gasolina y al diésel. Y no hablamos solo de la red de recarga y de la autonomía. Se trata de una cuestión más definitiva: la durabilidad.

Hay que decir que los especialistas consultados para este artículo coinciden en que todavía es demasiado pronto para evaluar la vida útil del vehículo 100% eléctrico, teniendo en cuenta que el primero que se puso en circulación en España fue en 2011. Además, “hace falta un número suficiente de coches circulando para poder elaborar un histórico y calcular lo que una batería pierde de media”, asegura José Luís Gata, responsable del sector de postventa del Grupo Solera, experto en inteligencia del automóvil.

La batería es la clave

Sin embargo, algunos profesionales, de acuerdo con su experiencia y conocimiento del sector, nos cuentan: “Ocurre como con los móviles y los ordenadores: la vida útil del coche está muy relacionada con la de la batería, que debería ser sustituida cuando su capacidad real esté entre el 70% y el 80%. La mayoría de los fabricantes garantiza entre ocho y diez años de uso antes de que eso ocurra, con recorridos acumulados de entre 160.000 y 300.000 km, aunque el exceso de ciclos o de cargas rápidas lo puede acelerar”, asegura Félix Cerezo, jefe de sección de Motor de El Mundo.

Por otro lado, Rubén Blanco, gerente de Movelco, empresa de soluciones de movilidad eléctrica que brinda servicios de ‘renting’ al Hospital Parc Taulí de Sabadell, explica: “Aunque la vida útil de las baterías depende de cada coche, los fabricantes garantizan, de media, unos 3.000 ciclos de carga completos, al 100% de prestaciones. Esto significaría casi un millón de kilómetros, calculado para un coche con una autonomía real de 300 km. Por eso se puede afirmar que la batería dura tanto o más que el coche”.

Durabilidad igual (o mayor) que la de un coche de combustión

Esta última frase la respalda Nissan. El fabricante confirma, además, que “tras la vida útil de la batería (hasta ocho años y unos 160.000 kilómetros), ésta mantiene el 80% de su capacidad”. Es más, garantiza que “la durabilidad del coche eléctrico es la misma que la de cualquier vehículo de combustión”. En consecuencia, este vehículo de cero emisiones podría disfrutar de una autonomía muy importante hasta casi los 20 años de vida. Pero si hablamos de los nuevos modelos que han aterrizado en el mercado (de 40 y 62 kWh), la autonomía será mayor y su uso se podría alargar mucho más.

Consejos para cuidar de la batería

La batería es el corazón del coche eléctrico y, como tal, hay que esmerarse en su cuidado. Aquí os dejamos algunos consejos para un mantenimiento óptimo:

  • Es conveniente mantener la carga entre un 20% y un 80%.
  • Se desaconseja la descarga profunda y la carga completa -siendo la primera la más perjudicial-, además del uso continuado de la recarga rápida.
  • Ser previsor, planificar los recorridos y programar las recargas.
  • Conducir en modo ECO, en ciudad y en carretera, siempre que no haya muchas pendientes, y hacerlo de forma eficiente y responsable: los acelerones y los frenazos disparan el gasto.
  • Aparcar en lugares frescos con temperaturas estables en épocas de mucho calor y evitar los estacionamientos prolongados.

Como hemos visto, el vehículo eléctrico está acelerando hacia su consolidación y madurez. El camino no ha sido fácil, pero las constantes mejoras tecnológicas y el pertinaz esfuerzo de los fabricantes así lo certifican.

Cerrar menú