Consejos definitivos para adquirir un coche eléctrico
El Automobile Barcelona anuncia numerosas novedades en vehículos 100% electrificados

Consejos definitivos para adquirir un coche eléctrico

El Automobile Barcelona anuncia numerosas novedades en vehículos 100% electrificados

Del 11 al 19 de mayo se celebrará el centenario del Automobile Barcelona, el Salón Internacional del Automóvil, y la Ciudad Condal se convertirá, de nuevo, en la capital mundial del motor. El certamen ya ha avisado de que la cita será “histórica”, pues presentará al mundo las últimas innovaciones en movilidad sostenible que marcarán el camino -cada vez más sólido- hacia el vehículo Cero Emisiones con más probabilidades de alcanzar el oro: el coche 100% eléctrico. El elegido para liderar la automoción ecológica del siglo XXI.

Unos 220 millones de vehículos eléctricos en 2030

Desde que el empresario escocés Robert Anderson desarrolló, en algún momento entre 1832 y 1837, el que sería el primer vehículo eléctrico de batería de la historia, ha llovido muchísimo. La Agencia Internacional de la Energía apunta que el número de automóviles eléctricos e híbridos enchufables en el mundo sobrepasaron los tres millones de unidades en 2017, con un crecimiento del 54% respecto al año anterior. Dicha institución también augura que, en 2030, los vehículos totalmente electrificados podrían llegar a los 220 millones a nivel internacional.

“Estos automóviles ofrecen, sin duda, ventajas innegables, como la ausencia de emisiones, una sonoridad muy baja y una suavidad de funcionamiento y confort de marcha impecables”, sostiene Marcos Baeza, redactor de El País Motor. Tal y como se presenta, pues, el futuro de la automoción, adquirir un coche eléctrico parece ser la opción más recomendable. Para ello, esta importante inversión -el precio de estos vehículos es todavía bastante elevado- requiere acercar la lupa a los siguientes detalles:

Autonomía y consumo

Todos los grandes fabricantes ya han lanzado al mercado sus vehículos eléctricos para competir en este mercado, así que la oferta es muy amplia, con distintos precios y grados de autonomía según los usos y necesidades del consumidor. “En todo caso, lo cierto es que, si bien cada vez es más sencillo encontrar vehículos con autonomías bastante amplias, los coches eléctricos están todavía concebidos para entornos urbanos y alrededores”, asegura Xavier Pérez, director editorial de Motor Zeta.

Respecto al consumo, los motores eléctricos son mucho más eficientes que los de combustión. Según un análisis realizado por la web xataca.com, recorrer 100 km cuesta 1,30 € frente a los 6,50 € (cinco veces más) que suponen la misma distancia con un vehículo de gasolina. Si uno dispone de un cargador en casa, la carga necesaria para realizar unos 100 km costaría alrededor de un euro y unas cuatro horas. En el caso de que tengamos que acudir a una electrolinera, esos 100 km costarían en torno a los cinco euros y el tiempo de carga puede llegar a ser hasta 33 veces más rápido, puesto que los kWh son muy superiores.

“Ojo a la autonomía disponible. Esta es muy sensible al estilo de conducción, al tipo de vía y a la climatología. Al contrario que los coches ‘tradicionales’, los eléctricos gastan menos en ciudad y más en autopista. Y si hace mucho frío o calor, más de lo mismo, ya que conectar el aire acondicionado o la calefacción provoca un mordisco considerable a la energía disponible: cae, de media, en torno a un 10%”, especifica Marcos Baeza.

Por último, hay que subrayar en este apartado los patrones de homologación del consumo. Baeza nos lo explica: “El NEDC se ha utilizado hasta el año pasado y, hablando de modelos eléctricos, se relaciona con unas cifras de autonomía poco realistas: si el coche anuncia 500 km, lo más probable es que el uso real no pase de 300 km. El nuevo ciclo, el WLTP, es más creíble, aunque también tiende a declarar un rango de uso superior al real: si dice que el vehículo recorre hasta 500 km, lo hará unos 400”.

Red de carga

Este es el factor más decisivo a valorar si queremos adquirir un coche eléctrico. De hecho, las dudas más generalizadas hacen referencia al número de puntos de recarga pública -en concreto, la rápida-, en caso de no disponer de un punto de recarga propio. Hoy se pueden encontrar puntos de carga en el centro de las ciudades, en algunos centros comerciales o en hoteles, aunque siguen siendo escasos. Con todo, el despliegue de infraestructuras de recarga es cada vez mayor, pues permite recuperar el 80% de autonomía de la batería en 15 o 20 minutos. Las principales eléctricas, como Iberdrola o Endesa, han prometido instalar un gran número de puntos de carga en las principales carreteras, autopistas o autovías, con una estación de recarga rápida al menos cada 100 km.

Batería

A la hora de elegir modelo, es necesario tener en cuenta la batería, ya que cuanta más capacidad tenga esta, el vehículo dispondrá de más autonomía, aunque necesitará más tiempo de recarga. Xavier Pérez comenta: “La oferta va desde los 16 kWh de los coches más pequeños -aquellos que tienen una autonomía que ronda los 150 km- hasta los 100 kWh de los automóviles con unos 500 km de autonomía. Un vehículo de alrededor de 40 kWh suele tener una autonomía de unos 300 km”.

Cargadores o conectores

La potencia del enchufe y la capacidad de la batería determinarán el tiempo que tardemos en recargar el coche. En general, “todos los automóviles eléctricos vienen con un cable en cuyo extremo se encuentra un enchufe de tipo Schuko -como el de cualquier electrodoméstico-, que sería el de recarga lenta. Pero, si hablamos de una carga rápida -la que se realiza fuera de casa- las opciones se amplían: encontramos los cargadores CHAdeMO, habitualmente en los coches japoneses, y el Mennekes y su derivado, el Combo CSS, en los europeos. Todos ellos soportan corriente continua y potencias elevadas”, detalla Xavier Pérez.

Ayudas y subvenciones

Los fabricantes ofrecen diferentes tipos de ayudas para instalar puntos de recarga en el domicilio del comprador, tanto en casas como en bloques de pisos, gracias a acuerdos con las compañías eléctricas. Además, el pasado 19 de febrero, el Gobierno puso en marcha el plan MOVES, con un presupuesto de 45 millones de euros, para hacer más accesible la compra de un coche eléctrico y luchar por una movilidad eficiente y sostenible. Según este programa, aquellos particulares que decidan adquirir un vehículo de este tipo podrán beneficiarse de una ayuda de hasta 5.000 €, así como de al menos 1.000 € adicionales por parte de los fabricantes o puntos de venta.

En definitiva, todo indica que la era de los combustibles fósiles, al menos en el sector automovilístico, tiene una fecha de caducidad. Mientras tanto, estamos viendo a las energías limpias poner una pica en Flandes de la mano, en especial, del coche eléctrico y de las transformaciones tecnológicas de gran magnitud que han contribuido a su desarrollo. Sin embargo, hemos visto que a la hora de adquirir un vehículo 100% electrificado, son varios los parámetros que entran en juego, muy diferentes de aquellos a los que estábamos acostumbrados.

Cerrar menú