Barcelona augmentarà la flota del Bicing amb 300 bicicletes elèctriques a finals d’any

El Ayuntamiento de Barcelona pondrá en servicio, de forma experimental, 300 bicicletas eléctricas a finales de año y para poder utilizarlas los usuarios tendrán que contar con la licencia del Bicing, la cual tendrán que añadir una cuota anual que no superará los 15€. Este precio estipulado dará acceso a las nuevas máquinas, además, los usuarios tendrán que pagar por cada viaje. La segunda teniente de alcalde, Sònia Recasens, ha explicado que el proyecto se lleva a cabo pensando en el 2017, que es el año en que se renovará el concurso para la gestión del Bicing. El coste de incorporar estas nuevas trescientas bicicletas será de unos 5,1 millones de euros, y la operación la llevará a cabo Clear Channel, la empresa que ya se está ocupando del actual servicio. En el apartado visual, las bicicletas eléctricas tendrán unos colores parecidos a los de las actuales y también incorporarán la publicidad de la compañía de telefonía móvil que traen actualmente, donde también se tendría que añadir el patrocinio de alguna compañía de distribución de energía, tal como ha afirmado la teniente de alcalde.

Uno de los requisitos impuestos a Clear Channel es que la compañía tiene que buscar una máquina íntegramente fabricada en Cataluña. El Ayuntamiento se ha reservado el modelo por la presentación pública que tendrá lugar las próximas semanas, pero los requisitos de la nueva máquina ya se conocen: tendrá que tener un peso no superior a los 23 kilos y tendrá que lograr los 25 kilómetros de autonomía. La vida útil de la batería de litio será de 20.000 kilómetros y estará incorporada al chasis, lo cual no se podrá separar y evitará robos. La recarga total de la bicicleta se realizará en dos horas.

Otra diferencia respecto al actual Bicing es que la mayoría de las estaciones no estarán en la calle: una parte se instalarán en parkings de la red de Barcelona Servicios Municipales y otra parte en aparcamientos privados. Para más seguridad, las únicas que estarán en el exterior serán las estaciones de Plaça Sant Miquel, Passeig de Gràcia, Plaça Tetuan, Sagrada Familia y Plaça Espanya.

La implantación se hará en dos etapas: la mitad se pondrán en marcha en diciembre y, la otra mitad, en enero. habrá un total de 600 anclajes por toda la ciudad y dos camionetas que irán redistribuyendo los vehículos. En general, el Bicing funciona por gravedad –siempre hay más bicicletas en la zona baja de la ciudad que a la zona alta–, pero el sistema de impulsión eléctrica puede cambiar este comportamiento. En esta fase experimental, el número de abonados estará limitado a unos 8.000 usuarios, y sólo se estudiaría una ampliación en caso de que la demanda fuera muy superior.

Cerrar menú