400 kms de ruta en coche eléctrico por la costa catalana (1)

400 kms de ruta en coche eléctrico por la costa catalana (1)

Ahora que estamos inmersos en pleno verano proponemos hacer un viaje en coche eléctrico cerquita de la costa. La ruta es suficientemente larga para poder gozar de una buena experiencia y para que el coche que se use tanga suficiente batería para que pueda aguantar un día entero.

No tengo un vehículo eléctrico, pero me gustaría poder probarlo

Wattacars es una agencia de alquiler de vehículos híbridos y eléctricos con una gran cantidad de modelos de Nissan, Renault, BMW, Tesla, Smart… la ruta que os proponemos es suficientemente completa ¡Y es una buena excusa para probar de sobras la conducción de un coche eléctrico!

Vale, ya tengo el coche. ¿Dónde lo podré cargar?

En la fecha de publicación de este artículo hay en Catalunya más de 330 estaciones de recarga, con un total de 1.200 enchufes, la mayoría concentrados alrededor de la autopista del Mediterráneo y, sobretodo, en el área metropolitana de Barcelona.

Cabe decir que Catalunya está haciendo un salto adelante muy potente en el campo de los cargadores, ya que a principios de este verano se creó l’Aliança de Municipis per a la interoperabilitat Esta red se irá ampliando Esta red se irá ampliando con otros municipios que ya tengan una estación de recarga, así como en aquellos que vayan poniendo estaciones en servicio gracias a las ayudas del plan PIRVEC.

De hecho, en un año se prevé llegar hasta las 100 estaciones de recarga rápida en todo el territorio catalán. De esta manera todo el mundo tendrá a menos de 25 kilómetros un logar dónde en media hora, aproximadamente, se podrá recargar completamente la batería de un coche eléctrico.

Bañador, sombrilla, toalla, gafas de sol… ¿Falta algo?

Coge la crema solar y arranca el coche. Este viaje lo podemos hacer en cuatro partes:

1- Les cases d’Alcanar – Tarragona

2- Tarragona – Barcelona

3- Barcelona – Platja d’Aro

4- Platja d’Aro – Portbou.

En esta entrada haremos las dos primeras etapas del viaje, y la semana que viene las otras dos.

DÍA 1: LES CASES D’ALCANAR – TARRAGONA

Estacions de recàrrega a la zona del Delta de l'Ebre

En la zona del Delta de l’Ebro hay hasta cinco estaciones de recarga, una de las cuales es pública en AmpostaAlcanar. Hacer una excursión por el Parque Natural del Delta es una gran opción. No se puede entrar en el espacio protegido con el coche, por muy sostenible que sea, pero sí que no se tendrá que estar al tanto de las emisiones cuando se vaya por el camino que llega hasta la Playa de los Eucaliptos o hasta el Cabo de Tortosa. De hecho, el Delta del Ebro es un lugar mágico, y muy fácil de enamorarse de él.

Continuamos a ras de mar por la Costa Dorada, dónde hay diverses playas que tienen fama por su calidad, como la Rojala, o playa del Torn. Más adelante también hay L’Hospitalet de l’Infant y Miami Playa, que aun ser más populares, también gozan de todos los servicios. Si llegamos a Cambrils podemos hacer una parada para comer mientras la batería se carga en la estación pública de recarga que podemos usar con la tarjeta. Si se prefieren las emociones fuertes y decides pasar el día en Port Aventura, se puede poner a cargar el coche en el punto de recarga del aparcamiento mientras gozas de sus atracciones.

De fet, a l’àrea del camp de Tarragona s’hi concentren diversos punts de recàrrega als municipis de Vila-seca, Constantí i Reus, on hi ha fins a tres estacions de recàrrega ràpida que es poden fer servir amb la targeta de recàrrega. Però si la opció és posar a dormir el cotxe en un pàrquing, a Tarragona ciutat podeu fer servir els punts de recàrrega dels aparcaments Saavedra, La Pedrera i Empark-Tarragona.

DÍA 2: BARCELONA – TARRAGONA

Salimos de Tarragona por la Vía Augusta, la auténtica, la que llegaba hasta Roma, para continuar con nuestro viaje a ras de costa. No muy lejos, se puede aparcar el coche cerca del camping ‘Las Palmeras”, delante de la Torre de los Escipiones, para coger uno de los caminos que llega a la la Cala Fonda o Waikiki, una de las mejores calas de toda la Costa Dorada . De ahí también podemos ir a pie hasta la cala de al lado, la de Tamarit-Punta de la Móra.

Cala Waikiki
Cala Waikiki

De vuelta al coche, podemos continuar por la C-32 hasta llegar a Vilanova i la Geltrú, o incluso hasta Sitges. Las dos villas del Garraf compiten para ver quien tiene la mejor arquitectura, el mejor xató, las mejores playas y las mejores fiestas. Visitar una o la otra os lo dejamos a vuestro criterio. Si por lo que sea vais cortos de batería, es bueno saber que tanto una como la otra tienen estaciones para cargar vuestro coche. Aun así, si buscáis un cargador público por la zona, tendréis que ir a Roquetes del Garraf o hasta Sant Pere de Ribes. También podéis dejarlo en algún hotel cercano e ir a comer uno de los famosos arroces del Garraf.

Después de hacer la digestión es el momento perfecto de poner a prueba el vehículo eléctrico en las curvas del Garraf. Allí podréis probar el freno motor – más preciso que el de un coche a marchas – y fascinaros con el hecho que sólo oiréis el ruido de la vibración de las ruedas contra el pavimento.

¿Quién ha dicho que las playas del Baix Llobregat son aburridas? Os proponemos que le deis un vistazo a la playa del Prat. Para llegar es mejor entrar al casco urbano, y desde allí coger la carretera de la Bunyola que llega hasta la playa. Ese es un buen sitio para ver la puesta de sol mientras pasan los aviones que despegan y aterrizan en el aeropuerto del Prat estando en un chiringuito con los pies en la arena.

Platja del Remolar, El Prat del Llobregat
Platja del Remolar, El Prat del Llobregat

La semana que viene continuaremos el viaje desde Barcelona hasta el Cap de Creus… ¡y más allá!!

Cerrar menú