400kms de ruta en coche eléctrico por la costa catalana (2)

400kms de ruta en coche eléctrico por la costa catalana (2)

La semana pasada empezamos con el recorrido en coche eléctrico desde LES CASES D’ALCANAR hasta BARCELONA. Hoy continuamos nuestro viaje…

DÍA 3: BARCELONA – PLATJA D’ARO

Barcelona es la mejor ciudad de Catalunya dónde recargar un coche eléctrico, ya que es uno de los lugares de todo el Estado dónde hay más concentración de estaciones. Y si se puede recargar a pocos metros de la costa, mucho mejor. Sólo desde el Hotel W de la Barceloneta hasta el Fòrum hay hasta cinco puntos de recarga públicos a menos de 150 metros del agua, ¡así que no tenéis excusa para zambulliros en cualquiera de las playas!

Al mediodía cogemos el coche para llegar hasta Lloret de Mar, en la Costa Brava, a unos 40 minutos si todo va bien y no hay mucho tráfico, aunque como se trata de un coche eléctrico siempre se puede circular por el carril VAO de la C-58 para salir de Barcelona. Y el peaje de la AP-7, como cualquier otro peaje, ¡sale gratis!

Ya en Lloret podemos comer en algún restaurante del paseo marítimo mientras recargamos el coche al lado de la playa, al Passeig d’Agustí Font, justo delante del Ayuntamiento. Lloret está haciendo una apuesta por el turismo de calidad, ya que tiene grandes atractivos como el camí de Ronda o un casco histórico interesante. También es un buen lugar para hacer compras… ¡O simplemente para disfrutar de su playa un rato más mientras se recarga el coche!

Tossa de Mar no queda lejos, y es casi obligatorio hacer una visita, ya que se trata de una de las joyas de la Costa Brava, con el Castillo de Tossa y su recinto amurallado, además de sus calas con el agua transparente, como la Llevadó, o la Moltó. Si sois amantes de la gastronomía, también hay que saber que Tossa de Mar también tiene un restaurante con una estrella Michelin, La Cuina de Can Simón, además de otras muchas atracciones.

De Tossa hasta Sant Feliu de Guíxols también se puede ir por el camino llano y fácil de Llagostera, o por el camino a ras de mar de la carretera de cuvas que une las dos poblaciones, dónde, además de encontraros entre urbanizaciones de lujo, también hay diversas calas de difícil acceso.

Sant Feliu de Guíxols, Platja d’Aro, Sant Antoni de Calonge y Palamós son cuatro pueblos que están prácticamente juntos, geográficamente hablando, pero que cada uno tiene sus singularidades. Una buena manera de terminar el día es durmiendo en alguno de los cuatro hoteles de la zona que disponen de un punto de recarga. Eso sí, ¡después de salir de fiesta por Platja d’Aro!

DÍA 4: PLATJA D’ARO – PORTBOU

Desde este punto de la Costa Brava hasta la frontera francesa, ya no hay recargadores públicos en los municipios de la costa, ya que estos se encuentran tierra adentro, por dónde pasa la AP-7: Girona, Figueres, Banyoles y La Jonquera. Aun así, sí que podemos encontrar una gran variedad de puntos de recarga privados, de hoteles y cámpings, sobretodo. En cualquier caso, tampoco hay que sufrir mucho en estre tramo, ya que el recorrido de Platja d’Aro a Portboy, pasando por Roses y Cadaqués, es de 140 kms, una autonomía que hoy en día la mayoría de modelos eléctricos que hay en el mercado sobrepasan sin problemas.

Vamos de derecho hasta Cadaqués, del cual también se puede hacer una enciclopedia, ya que la imagen icónica de su puerto, todo blanco con la iglesia coronándolo, forma parte de los mejores paisajes de Catalunya. De hecho, el Cabo de Creus en sí, vuelve a ser otro lugar para gozar de la manera como el coche eléctrico coge las curvas, cómo acelera y usa el freno motor. Una de las calas más famosas, y de acceso más fácil con el coche, es la Cala Jugadora, cerca del Faro del Cabo de Creus. Desde allá se dice cuando hace buen tiempo se puede llegar a ver Mallorca.

De Cadaqués salimos en dirección hacia la frontera, aunque de camino vale la pena volver a bajar del coche a la altura de Playa Grifeu, una vez pasado el puerto de Llançà, para llegar hasta la Cala Bramant. Todo un espectáculo de la naturaleza.

Podríamos dar por terminado nuestro viaje en Portbou, pero desde aquí hay un punto de recarga semirrápida cruzando la frontera, en Banyuls de la Marenda. Y una vez cruzada una frontera, que tal terminar el viaje durmiendo en Perpinyà? Y pensad que aún queda carretera por delante…

Después de todo este viaje, desde Les Cases d’Alcanar hasta Portbou se habrán emitido 0,0 gramos de gases en 400 kms, aproximadamente. Si se ha recargado el vehículo siempre en estaciones públicas, el precio total por combustible habrá salido por 0€. Si en algún momento se ha aparcado en zona azul, se suman 0€ más. El coste total de los peajes habrá salido por 0€.

¿Os animáis?

Para más información: Electromaps, Wattacars

Cerrar menú